Un ratito tranquilo ...
el día de mis zapatillas nuevas
Os acordais cuando vuestras mamis o papis os compraban unas zapatillas nuevas. A que era un día especial?. Por lo menos para mi lo era. Igual a las chicas no os hacía tanta ilu, pero para los chicos llevar unas deportivas nuevas al cole por la mañana era como el que de mayor se compra el coche y al dia siguiente queda con los colegas para enseñarlo. Las deportivas nuevas cuanto más fardonas mejor. Yo creo que el consumismo desmesurado que tenemos de mayores empieza, con las deportivas que nos calzamos en los pieses(1) de pequeños.(Sigue…)Recuerdo cuando entraba mi madre con la caja de las deportivas. Que experiencia. Tengo que decir que esto implicaba que las deportivas que calzaba en ese momento les quedaba menos suela que el papel de fumar, o significaba que había hecho «la botilde», versión : La botilde en las olimpiadas.Bueno pues eso, llegaba mi madre y yo ya estaba ávido a coger la caja a ver que modelo de zapatilla le tocaba sucumbir nunca mejor dicho …: a mis pies,digo pieses ;).

Al abrirla, lo primero y más importante: la suela tenía que ser de goma muy gorda. El que mas fardaba era el que tenía esas miticas J’jayber (peazo zapatillas). Segundo, si el cierre era de tiras del velcro: eras el rey; los coleguis te miraban con respeto. Si la zapatilla era de 2 tiras de velcro, buaah, tu status en la clase aumentaba, pero el verdadero rey, el puto rey, era el que tenía las zapatillas de 3 tiras, Ese si que era el JEFE, y no brus esprintin. Yo nunca llegue a tener zapatilla de 3 tiras :S, ni unas J’jayber tampoco, pero tampoco me quejo.

Luego venían los test de aptitud. Te las calzabas, bueno no, te las calzaba tu madre para ver si te venían bien o no: «A ver ponte de pieeeee», decia la mami, y ñaca, apreton al dedo gordo, «Te vienen bien», y tú viendo las estrellas diciendo : «no te fastidia, si el apretón que le has dado al dedo gordo lo has acojonao y se ha encogido solo». Yo creo que luego crecen los pieses por venganza a esos apretones maternales.

Bueno ahora sí, los test. Aqui si que me acuerdo perfectamente de cual eran mis test personales. Primero: Salir corriendo a toda leche por la puerta del comedor, directo hasta el final del pasillo, y vuelta a empezar, el diablo de tasmania a mi lao, un aficionao. Cuanto más muebles esquivara más certero seria el test. Claro esta, que cuando se va al limite, a veces algun que otro jarrón, figurita o marco de fotos, se va al suelo, y entonces empieza el segundo test. Salir como alma que lleva el diablo de la zapatilla de tu madre (q es como una J’ jayber) que te ha visto como le has dado a la figurita de Lladró que tanto se estima (ya ves y sera de alta como un argamboy, no se pq tanto mosqueo, yo tiraba los argamboys por el balcon de un 3º). En esos tests hay que tener los cincos sentidos agudos y notar cada una de las reacciones que nos transmiten nuestras superdeportivas. Vas corriendo y te vas diciendo: » Ala que agarre, como pitan contra tierra», o «Estas sí que corren y no la caca de las anteriores, como fardan». Estas reacciones eran importantisimas porque al día siguiente en clase, tenías que ir con las zapatillas nuevas y contarselo a los compis. Por cierto si camino al cole por casulidad había llovido y había un charco, que mejor que hacer el test de agua y meterte con las dos zapatillas de lleno. Lo malo, que de nuevo te veías aplicando el segundo test porque ya estaba al acecho tu mami.

Bueno que el dicho esta mal, no se dice: Esta como un niño con zapatos nuevos, se dice: Esta como un nene con zapatillas nuevas que chanan de la muerte 😉

(1) vocablo Correcto según el Diccionario de la Real Academia de Gomaespuma.

Loading...
Loading...