Un ratito tranquilo ...
Virtualizar o no virtualizar esa es la gestión

Tengo que confesarlo, esto de virtualizar, suena bien, cuando ves las demos de los XEN, VMWARE, Citrix, dices: yo quiero esto , quiero el control…todo mola mazo.  Yo quiero esto en mi empresa, cuando lo tenga voy a ser el capitán Kirk al mando de la Enterprise, todo centralizado, todo controlado, voy a exprimir los recursos de mi Xeon doble procesador con 8-cores y HT y 128 GB de RAM para sacar 50 ordenadores de escritorio …

El dilema de virtualizar me lo encontré allá por el 2010 en una empresa que trabajé y empecé a coordinar el área de sistemas. Cuando llegué, teníamos un pc, un servidor, n pc’s. Lo que se suele llamar «setitas» por doquier. Que cuando empiezan a ser muchas son difíciles de gestionar (y empezaban a ser muchas) pero cuando vamos al día y «bajo demanda» son fáciles de implantar: «lo compro y lo monto y a funcionar (ya veremos luego como lo mantenemos)». Pocos problemas para poner el cotarro en marcha.

Ya había hecho mis pinitos con la virtualización con las primeras ediciones y en anteriores trabajos de XEN, Vmware, Virtualbox.  Así que tenía claro las ventajas de virtualizar con hardware cada vez más potente. Así que instalé algo que para empezar está muy bien (si se opta por una solución comercial) la Vmware  Build Essential como un paso más en la virtualización con una interfaz de gestión muy completa respecto  a lo que conocía por aquel entonces con la rústica Xen (la libre y no la de Citrix).

Años después la evolución natural en esta empresa era virtualizar escritorios, alta disponibilidad para la virtualización de servidores. Estamos hablando que por aquel entonces ya teníamos un parque de ordenadores de escritorio de unos 220 sólo en la delegación principal (y unos cientos más en otras delegaciones), y que los problemas de mantenimiento que estos conllevan eran exagerados, ni que hablar que el coste energético de tener pc’s encendidos todo el día con estas cantidades ya no es despreciable.  Así que … manos a la obra.

Empiezo a mirar diferentes tecnologías, a mi pesar, miro las soluciones comerciales referencia en el sector Vmware y Citrix, las que en teoría me lo ponen todo con un lacito y a punto de caramelo para empezar a disfrutar de la maravilla de la virtualización. En la web la verdad es que se venden muy bien. Consulto varios partners para que me hagan la correspondiente demostración, una hoja de ruta que debo y que no debo hacer… la cosa se complica.

Ya sabía que centralizar todo implica antes o después tender a una alta disponibilidad, y para eso necesitas de mucha pólvora (€€€). Ya no vale un servidor tocho y un SAI, ahora no hay que poner los «huevos en la misma cesta», por lo tanto hay que prespuestar varias unidades de procesamiento con una buena dosis de memoria RAM, un sistema SAN/NAS que si lo queremos barato será por iSCSI o NAS, y si queremos caviar será Fibre Channel. Hay decenas de marcas y decenas maneras de combinarlas. Cada una , como no, te va a decir que la suya es la mejor, y aquí hay que pararse a mirar muchos datos técnicos y a separar el grano de la paja. El tema es que la inversión a realizar ya sólo en hardware es importante. Pero es que aún hay más, hay que tener unos switches para la LAN preparados para soportar todo el tráfico, tanto el interno que genera el propio sistema de virtualización, como evidentemente el de la actual LAN. Por lo tanto toca revisar y actualizar esta parte para escalar de manera acorde.

Seguimos evaluando como implantar el hipotético nuevo sistema de virtualización, y cómo no, migrar los servicios existentes. Aquí hay que dedicarle horas en recopilar que es lo que tenemos, que es lo que nos interesa migrar y lo que no, lo que aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid cogemos y lo cambiamos o actualizamos.

Otro punto importante, una vez que ya se tiene claro por cual de las soluciones de virtualización se va a optar, es que empresa lo va a realizar. Descartado totalmente es hacerlo uno mismo. A estos niveles se necesita un grado de especialización que es imposible de asumir si no es por un profesional con los correspondientes certificados y experiencia. Y claro aquí más reuniones, solicitudes de propuesta (RFP), presupuestos, …

Como veis , hay mucho trabajo previo antes de empezar a hacer nada con la virtualización, pero es absolutamente necesario para llevar acabo con éxito este tipo de proyectos.

En mi caso particular, en esta parte me quedé. No hubo una ejecución de este proyecto porque dirección declinó hacer la inversión. Y aquí la siguiente reflexión. Igual de importante es lo anteriormente comentado como también el tema de «vender» todo esto a dirección. Esta claro que hay empresa con una dirección que entiende que para seguir creciendo pasa también por invertir en TIC, y que estas inversiones no son poca cosa si la entidad ya tiene cierta envergadura. Pero también existe, y no pocas, que dirección o bien no entiende la utilidad y las ventajas o beneficios que esta inversión le puede aportar o no quiere cambiar nada (aún demostrándole que se puede ahorrar a largo plazo un buen dinero). Es por ello que yo aquí reflexiono en este caso en particular como a futuros que vengan, en dedicarle más esfuerzos a este punto. No es que descuidará esta parte en su momento, pero sí que debería quizá, haber preparado algún informe más, buscar palabras que todo el mundo pudiera entender, más ejemplos prácticos donde dirección viera realmente las ventajas.

Desde luego cuanto más servicios se quieran virtualizar más complejo resulta la puesta en funcionamiento de todo, y no precisamente la complejidad aumenta de manera lineal. Esa mejor gestión y optimización de recursos  que tendremos con una virtualización implicarán una mayor planificación, cálculo, y esfuerzo en la etapa de análisis , diseño, e implantación.

Cambio

Loading...
Loading...